Café

“El café en Colombia tiene alrededor de 300 años de historia desde que los jesuitas lo trajeron en el siglo XVIII. En el año 1835 se exportaban los primeros sacos producidos en la zona oriental, desde la aduana de Cúcuta. Cuenta una leyenda que el aumento de producción de café en Colombia fue gracias al sacerdote jesuita Francisco Romero en un pueblo de Norte de Santander llamado Salazar de las Palmas.

Cuando sus fieles se confesaban, el sacerdote les imponía como penitencia para redimir sus culpas, sembrar café. Gracias a esto se dice que la producción de café empezó a expandirse a otros departamentos y para 1850 había llegado a Cundinamarca, Antioquia y Caldas.” fuente: Café de Colombia

 

Un factor clave en la calidad del café es el balance entre sus diferentes atributos y características, el café de Colombia se caracteriza por ser una bebida con una taza limpia, con acidez y cuerpo medio/alto, aroma pronunciado y completo. Estas cualidades se pueden obtener siempre y cuando se siembren las especies y variedades vegetales adecuadas para un entorno particular. A pesar de las grandes diferencias entre las regiones productoras, el café colombiano tiene en común un gran aroma, suavidad, buen sabor y ligera acidez. 

Antioquia es un departamento con tradición cafetera de más de 180 años que se refleja en la cultura de sus habitantes al tener en el café una compañía perfecta para cada momento del día. Su significativa diversidad geográfica produce una exquisita bebida suave con notas dulces o cítricas y un aroma frutal característico de la región.  Antioquía está conformado 125 municipios, de los cuales 94 son productores de café colombiano de alta calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.